Testamento


El testamento es el documento donde expresamos nuestra última voluntad, indicando una vez producido nuestro fallecimiento quienes serán los herederos de nuestros bienes y derechos y en qué proporción. Puede contener otras disposiciones como el reconocimiento de un hijo, la designación de tutor e incluso un albaceas testamentario.  Normalmente es otorgado ante Notario.

La redacción de un testamento puede evitarle a nuestros seres queridos complicaciones y gastos innecesarios una vez que ya no estemos.

Tipos de Testamento

Testamento Abierto

Es el más utilizado y frecuente, se otorga ante notario quien redactará el testamento según las instrucciones del testador, expresando claramente el lugar, año, mes y hora en que se ha otorgado.

Este testamento es el más recomendable por los siguientes motivos:

–       contaremos con el asesoramiento técnico-juridico del notario, quien suprimirá las razones de invalidez que puedan existir

–       El testamento se conserva en Notaria evitando su deterioro o pérdida

–       Es el único que pueden hacer quienes no saben leer y escribir olas personas enfermas

–       Es el más simple para hacer y para aplicar luego de fallecido el testador

–       Su precio es razonable, suele rondar los 80€

 

Solo basta con ir al Notario con su D.N.I o pasaporte en caso de extranjeros y explicar como desea transmitir su patrimonio, dependiendo de la complejidad del testamento, se requerirán escrituras de los bienes inmuebles y demás.  El notario redactará entonces el testamento acomodándolo a las formalidades legales, el testador lo firmará, expresando así su conformidad

Testamento Cerrado

El testador acude a notaria y tras identificarse, entrega al notario un sobre cerrado que contiene su ultima voluntad,  indicará al notario si esta escrito de puño y letra o con medios mecánicos. El notario levantará acta de la entrega y leerá la misma, para luego ser firmada por el notario y el testador.

En este tipo de testamento el notario desconoce el contenido del documento, manteniendo así el carácter secreto del testamento ológrafo con las ventajas del testamento abierto. 

Testamento Ológrafo

El Código Civil establece que este tipo de testamento debe estar escrito en su totalidad de puño y letra del testador, firmado por este é incluir la fecha (día, mes y año) de su redacción. No se considerará válido si se escribe a maquina o con ordenador, ni escrito por otra persona. Deberá escribirse en papel y con bolígrafo con la letra y firma habituales, no poseer tachaduras ni escritos entre renglones.

Si bien este tipo de testamento preserva como ninguno la libertad del testador y el secreto de su última voluntad, y se destaca por su simplicidad y comodidad trae como inconvenientes que puede extraviarse facilmente sin dejar rastro alguno y puede ser objeto de falsificación. Así mismo, complica las gestiones de los herederos e incrementa los gastos al necesitar estos contratar informes periciales que serán obligatorios para poder elevarlo a categoría de escritura pública (pudiendo ascender a 600€ de costes)